Uncategorized

La Gran Regata

Hace dos semanas viajamos a uno de los más populares hoteles en Veracruz para ver una regata de donde participan competidores de todo el continente americano. Esta regata es espectacular ya que los veleros que participan parecen ser hechos por los estudios de producción de Hollywood ya que se pone mucho énfasis en la estética de las naves, algo realmente impresionante al ver como navegan sobre las olas con una velocidad impactante para su tamaño y tomando en cuenta que su único propulsor es el viento como bien se hacia en los viejos tiempos de la navegación.

La regata se puede ver desde muchos puntos, uno de ellos siendo el club de yates de aquel puerto donde hay muchas personas influyentes y donde se sirve champaña ilimitado durante todo el evento y durante esa noche, no obstante el boleto para poder estar ahí esta en tres mil dólares por persona. Este precio es bastante elevado tanto para mi como para muchas otras personas por lo que la mejor opción es simplemente tomar el hotel. Ya que así se es posible ver desde el balcón toda la regata sin tener que pagar tres mil dólares por cada cabeza.

Si hay algo que me impresiona de estas regatas, es el físico que se tiene que tener para poder navegar de esta manera fugaz y maniobrar con los buques grandes como si fueran de papel, inclusive haciéndoles faltar como ballenas de hierro y fibra sobre el mar picado característico de las regatas, un mar que es capaz de voltear a un buque pese a la gran eficiencia que tiene la quilla para contrarrestar las fuerzas internas del mar como es el caso de las corrientes y contracorrientes. Todo esto depende en el modo de utilizar las pesadas cuerdas del buque.

Asimismo se debe de tener un gran conocimiento del mar y sus formas para saber que hacer cuando. Por ejemplo, estos navegantes saben muy bien cuando se aproxima una ráfaga de viento ya antes de sentirla ya que estas forman una especie de cresta blanca en la punta de las olas lo que en si les prepara para hacer en cambio de vela en tempo para ganar kilometraje rápido y derrotar así a sus competidores no tan hábiles. Asimismo deben de tener absoluto conocimiento de las profundidades y de los obstáculos submarinos que les pueden descarrilar.

Una parte elemental de una carrera y del poderse desempeñar bien en ella, es el poder trabajar en equipo con la sincronía del reloj a que la mala coordinación de un solo miembro de la tripulación le puede costar la regata al resto por lo que se deben de conocer de manera casi ridícula. Para esto, es necesario entrenar de manera voraz todos los días además de estar en la misma forma física y mental. Es esta sincronización o la falta de la misma donde se encuentra la clave de la victoria en una regata profesional.