Uncategorized

El Ciclo Degenerativo Empresarial

Hoy por la mañana estaba caminando por la ciudad, entre coches y señalamientos viales,  más temprano de lo normal para poder llegar a la oficina a preparar todo nuestro material para una presentación muy importante que dimos hoy, una presentación que gracias a Dios salió muy bien. La razón por la que decidí caminar se debe antes que nada a que nunca sobra hacer un poco de ejercicio en nuestra semana ya que de lo contrario se corre el riesgo de caer en aquel siclo vicioso en el cual un gran número de oficinistas caen un ciclo que crea niebla en la visión y en la vida en general.

Este es un ciclo que hace esclavos de trabajadores y jefes ambos dos sufriendo las mismas consecuencias de la vida empresarial del siglo 21. Este ciclo es uno que asimismo destruye familias aunque provee el pan de cada día lo que le hace algo controversial y complicado de romper ya que un hombre que ve por sí mismo y por otros por lo general está dispuesto a todo tipo de metamorfosis para proveer en su casa, aunque en muchas ocasiones – como ya lo hemos mencionado – puede ser muy contraproducente si no se presta atención y no se pone cuidado.

Este ciclo es uno que comienza por desbalancear nuestro interior de manera Fabiana eventualmente saliendo a la superficie y afectando nuestro exterior aunque siempre es posible cortar este ciclo malévolo empresarial sin necesidad de poner en riesgo la supervivencia de la familia al abandonar el empleo. Primero que nada hemos de ver y entender que es y en que consiste este ciclo empresarial degenerativo que consume a la mayoría de los trabajadores y directores empresariales en nuestro país. Este ciclo es básicamente dar todo lo que se tiene para la oficina. Cuando esto sucede, entonces las personas se convierten en parte de una silla sin hacer ningún tipo de ejercicio físico de ningún tipo ya además alimentándose de la comida grasosa y chatarra que se encuentra cerca del edificio donde se trabaja. Después de un tiempo, este monótono ciclo se convierte en un estilo de vida que drena a las personas de la materia vital necesaria para operar en todos los aspectos de la vida y no solo dentro de la oficina.

Lo primero que causa este estilo de vida es un visible sobrepeso de muchísimos hombres y mujeres oficinistas en nuestro país y en muchos otros, con la diferencia que en México es mucho más intenso dado a que el trabajador mexicano es el que más trabaja en el planeta tierra superando inclusive a los japoneses quienes sufren de un ciclo similar al nuestro. Cuando los efectos de este siclo se comienzan a mostrar en el aspecto físico y consecuentemente psicológico el trabajador entra en un  estado de depresión resignada que eventualmente llega a su hogar lo que siempre causa problemas o inclusive ruptura con la pareja entonces quedando más solo y siendo aún mucho más esclavo del sistema establecido por nuestro mísero gobierno.